El Cristo "Pantocrator" 
de la Capilla Palatina 

Lectura teológica por P. Pietro Sorci O.f.m.




 

       "Cristo Jesús es el principio y el final de todas las cosas, la alfa y la omega, que es y que viene "

En un mira mosaico en el ábside de la Capilla Palatina en Palermo es la imagen del "Pantocrator".
Esta visión cristocentrica del cosmos y la historia salvifica se expresa de las imágenes mosaicata sobre el ábside de la Capilla Palatina de Palermo en torno al año 1140, como ninguna otra enunciación teórica podría hacerlo.
Sobre el lavabo del ábside vuelto hacia Este, domina el Cristo Pantocrator con el tunica (Kiton) rojo, color del divinità, y el abrigo (Himation) azul color de la humanidad: en efecto es Dios que se revistió de la naturaleza humana. Ocupa exactamente los tres cuartos del ábside, segundo el simbólico del Pseudo - Dionigi, porque abarcaba todo el universo. Lleva el cabello muy largo que desciende sobre los hombros, y lo Barbera, porque es el antiguo de los días, antes de todas las cosas; pero no es viejo, porque el tiempo no tiene algún poder sobre él: es el Eterno. Con la mano derecha intima el silencio con la característica gesto bizantino (pulgada y anular unidos), mientras que sobre la izquierda sostener el a Evangeliario abierto sobre las palabras de Generador de vapor 8.12 escritos en griego y en latín: "soy la luz del mundo, que lo sigue no pasea en los ténébres, pero tendré la luz de la vida". En torno al jefe lleva el nimbo con inscrita la cruz dorada, mientras que junto con el nimbo son las abreviaturas del nombre, Jésus Christ: es el Verbo personificado y el crocifisso que con risurrez obtuvo el Nombre que está sobre cada otro nombre. El efecto debía ser aún más sugestivo cuando bajo el Cristo se abría una gran ventana cuya luz mañana inundaba todo el espacio litúrgico. El Cristo recapitula toda la historia salvifica. En efecto él dip el relato de la obra de los seis días y de la historia de los patriarcas, que al partir de derecha recorre a toda la Navata volviendo de nuevo al ábside. En cumbre sobre el Pantocrator es la Anunciación, que representa el misterio de la Encarnación: el ángel a la derecha del Cristo, y a la izquierda el Vergine con el tunica azul y el abrigo rojo, porque ha criatura humana que se revistió del divinità. De la Anunciación empieza el relato de la vida de Cristo a lo largo de las paredes de la Navata central (mientras que en el navatelle laterales se cuenta de nuevo la historia de la Iglesia: a la izquierda el ciclo de Paolo y a derecha el de Pietro), que converge una vez más hacia centro del ábside. Aquí, sobre el Pantocrator y bajo la Anunciación, encontramos el trono vacío del etimasia. El término significa literalmente "preparación" y en la lengua de la Liturgia y el iconologia indica el trono vacío que espera el venido de Cristo el Rey y el juez universal, cuyos alrededor se reunirán a todo el pueblo de la tierra. Raffiguraz se base en el Salmi 92.2: "sueldo con autógena soy tu trono sin del principio", y de 88.15: "justicia y derecho son los básicos de su trono", que la Biblia griega de LXX y el Volgata tradujeron respectivamente etoimos, paratus en vez de "sueldo con autógena", y en vez de "básico", de etoimasia, praeparatio, cuyos "etimasia". La sede está cubierta con un abrigo regale, sobre él se coloca el libro con de los cuales los siete sellada, se dicen que solamente el león de la tribu de Giuda, es decir, la raíz de Davide puede lu' abrirse (véase Ap 5.1-5). El Cristo es que eleva a realización proyecta de Dios y en la cual la historia revela todo su significado. Sobre el libro, con las alas explicada, domina un perno, un símbolo del Ésprit Santo, que guia la Iglesia y vuelve presente en ella el Cristo que era, que es y que viene, y su obra. Sobre el taburete de los pies se coloca una meseta con clavos. Hace de fondo una cruz a dos cortes horizontales: en ejercito conjuntamente del brazo horizontal principal con poste vertical él trenzo una corona de espinas; al lado siniestro de la cruz es una caña con a la extremidad una esponja, y al lado destro la lanza. Ante el etimasia, a la derecha y a la izquierda dos arcángeles en prendas de vestir diaconali, que con la mano derecha tienen el labaro y con la izquierda invitan a la adoración. El escrita a la parte inferior a los bordes del arco absidale explica que se trata de Michele y Gabriele, préstamos que deben realizarse los órdenes del rey: "+ PARTE STAT IN DEDEXTRA MICHAEL." GABRIELCUE SINISTRA. UT MAIESTATI SINT DESERVIRE PARATI + "sobre la cinta inferior, imediatam bajo el etimasia, sobre fondo de dinero otra escrita ré: " "+ SPONCIA LIGNEA CRUX . CLAVIC. CORONA. DANTE EX PARTE METUM. COGUN ET FUNDERE FLETUM. PECCATOR PLORA . CUM VIDERIS HEC ET ADORA  + "." "La lanza, la esponja, la cruz lignea, los clavos y la corona, de una parte incutono temida, del otro fuerzan a planta." Llora, pecador, alla.vista de estos símbolos, y adora "." Este raffiguraz pone delante de los ojos el centralità Cristo principio y final de todas las cosas, Señor y juez del universo, para medio incluido y en vista cuyo todo se hizo, clave para incluir las Escrituras, revelador y realizador de proyecto de Dios preparado de las Escrituras y celebrado en la Liturgia, encuentro al cual la historia es en camino. Tal visión, está icona de la celebración liturgica, memoria y epiclesi que nos hace prego4 la liturgia celestial, que se celebra en el santo Gerusalemme, hacia quien tendemos como pèperins, dónde Cristo él se assied a la derecha de Dios qué Ministro de verdadero de Santuario, y de dónde esperamos como Salvatore al Señor nuestro Jésus Christ, hasta cuando parezca, nuestra vida y apareceremos con él en la gloria (Sacrosanctum Concilium, 8). Ha parábola del año liturgico, camino de pueblo de Dios se entrevista con al Señor que vienen, corrida de esposa al abrazo de Cristo su esposa. Explica al mismo tiempo que la majestad de Cristo en la historia está al signo de la pasión y la cruz: advertencia severa a cualesquiera en la Iglesia y en el mundo tiene épelle de ejercer el servicio de la autoridad "." Entre el Solennità de Jésus Christ Divin Maestro y esto de Cristo el Rey del universo se colocan los domingos 31a, 32a y 33a. El 31a es el "Domingo del comandamento mayor": el Maestro contiene toda la "Ley" (= Torah, en hebreo, es decir, revelación como inmensa subvención a Israel) en el comandamento primero y en el segundo similar al primero. Israel lo conoce, es su profesión de fe cada de giorno: "Escucha, Israel, el Señor Dios nuestro los es el único Señor;" te gustará pues al Señor Dios con todo tu corazón, con todas tus mentas y con toda tu fuerza. Y el segundo es: Te gustará próximo tien como ti incluso. No hay otro comandamento mayor que éstos "." A continuación, Jesús, para sus discípulos nos añadirá: "gustadas ustedes como me los gustó" ( Joan.15.12). El 32a es el "Domingo del vedova pobre" que lanza el tesoro del tempio todo cuánto tenía por vidas. El culto a Dios no tolera hipocresía: muy nosotros él reciben y muy a se le ofrece en un acto de absoluta verdad. El domingo 33a es el que la espera más destaca de vuelve de nuevo indefectible del Señor, es el "Domingo de llegada de los Hilos del uomo". La Liturgia que lo tomó para mano en la Llegada los llevaron aquí: el Señor viene siempre y volverá, es el "Veniente" y nos reanudará con él, en la patria verdadera que es el seno del Padre, y habrá un nuevo cielo y una nueva tierra, las cosas de en primer lugar pasaron. La vida eterna es el u'nico mèta de nuestra vida, ella rischiara y da sentido sufrirlo a todas nuestras vidas, gi y morir: estaremos todavía con el Señor muerto y rené para nosotros, gustado y celebrado, buscado y esperado, Maestro, Señor rené, Rey y Sabor.