Capilla Palatina

La Capilla Palatina fue fundada por Ruggero II en 1132. 
Dedicada a S. Pedro, está ubicada en el primer piso del Palacio de los Normandos, un importante palacio de origen árabe (siglo IX). Compuesto por elementos corincios e iónicos de iorden griego-romano, ampliado por los normandos en el siglo XII y varias veces modificado hasta el siglo XVIII.
Presenta en su interior numerosos motivos de admiración: desde la línea arquitectonica (planta a tres naves con un reducido recinto, arcos ojivales sostenidos por columnas de granito) hasta la decoración de mosaico, los mármoles, el maravilloso cielorraso de madera del 1143 en forma de estalactitas y alvéolos de estilo árabe, el trono real y ambone (especie de púlpito en piedra) con mosaicos y el cirio pascual del siglo XII. Se puede considerar el templo cristiano emblema del espíritu iluminador de los reyes normandos. Sin embargo, el triunfo artístico pertenece a los mosaicos bisantinos que revisten la capilla. Estos, representan "Historia de Santos del Evangelio y de la Biblia", "Santos, Profetas y Arcángeles" y el "Cristo Pantocrador" esplendente en el altar mayor.

En los apartamentos reales las salas están adornadas con frescos que representan escenas de caza al igual que la Sala del rey Ruggero, también con triunfo de mosaicos (1170 c.).
Una inscripción con carácteres griegos amonesta:"Yo soy la luz del sol, quien me sigue no camina entre las tinieblas, y tendrá la luz de la vida". En aparente contrasto con el ideal cristiano, las decoracciones de la cobertura son las representaciones más importantes del arte fatimita y representan escenas de la vida cotidiana, animales, escenas simbólicas y de fiestas propias de la cultura islámica. Esto como demostracion de la obra de integración cultural encaminada por los reyes normandos, proceso que influyó notablemente en la evolución de la cultura palermitana.
INTERIOR
Apenas se entra salta a la vista la riqueza de las decoraciones de cada género, concentra en un espacio limitado.
La Capilla tiene forma basilical con diez columnas que dividen las tre naves. El suelo está hecho con mosaicos de piedra dura dispuestos con diferentes enlaces y diseños. Las paredes hasta una determinada altura están revestidas de mármol con recuadros de mosaicos. El presbiterio está realzado con respecto al nivel de la nave y tiene tres ábsides. El altar central se remonta a finales del 1700. La cúpola semiesférica tiene ocho ventanas pequeña. Domina, al centro de ésta, el Cristo Pantocrador. 
En la cúpula está el Cristo Pantocrátor entre los ángeles. En el crucero están representadas Historias de la Vida de Cristo. En la nave central, Historias del Antiguo Testamento. En la cúpula del ábside mayor aparece de nuevo la figura del Pantocrátor. Las naves laterales están dedicadas a las Historias de San Pedro y San Pablo. El techo de madera, con estalactitas y alvéolos y pintado con distintas escenas y elementos decorativos, es una extraordinaria obra realizada por los gremios artesanos de cultura musulmana que todavía eran muy activos en Sicilia durante el período normando.
En las paredes de la nave central se representan episodios tomados del antiguo Testamento, mientras que en las naves laterales se narran episodios tomados de los Actos Apóstoles concernientes a los Santos Pedro y Paolo. 

EL VESTÍBULO
Se trata de un pórtico de seis columnas que se extiende entre dos cuerpos que sobresalen a lo largo del costado exterior. De las columnas sobresalen seis arcos a sexto agudo. La pared interna está revestida de lastres de mármol con haces de mosaicos con diseño geométrico. Más arriba de una serie de esferas con bustos de Apóstoles y Santos, cinco grandes paneles con mosaico del siglo XVIII, realizados por Santi, Cardini di Arezzo y Pietro Casamassima bajo las directrices de Ferdinando di Borbone, narran las vicisitudes de Assalone, el hijo rebelde de Davide. En la puerta del ingreso, otro mosaico del mismo Casamassima, representa el Genio de Palermo coronado.

EL TESORO
Junto a la Capilla está el Tesoro, sistemado en exhibición permanente en la Cripta. Contiene una vajilla de plata repujada, ornamentos sagrados, objetos litúrgicos, urnas de plata y cófanos preciosos, además de un tabulario con pergaminos siglo XI al siglo XVIII. Las partes más preciosas fueron transportadas a la "Galleria delle Belle Arti".
Guy de Maupassant, quien visitó Palermo en 1885 dijo sobre la Capilla Palatina: "La iglesia más bella del mundo, la joya religiosa más sorprendente que haya soñado el pensamiento humano".

           © www.comune.palermo.it

gn="left">           © www.comune.palermo.it